Las tecnologías ómicas son técnicas de alto rendimiento que permiten estudiar una gran cantidad de componentes analíticos en una muestra, englobando campos de investigación como la genómica —estudio de los genes y su función—, la transcriptómica —que se centra en la expresión de los genes—, la proteómica —análisis de los niveles de las proteínas, sus modificaciones e interacciones—, o la metabolómica, que investiga los niveles de metabolitos.

«Las tecnologías ómicas engloban campos de investigación con un gran potencial en el ámbito de la nutrición personalizada.»

Y en esta línea, el consorcio Red TecnomiFood dedicará cerca de cuatro millones de euros en los próximos tres años a establecer una estrategia coordinada para optimizar el desarrollo industrial de alimentos, ingredientes funcionales —que proporcionan a los alimentos tradicionales un efecto añadido beneficioso para la salud— y nutracéuticos —productos o compuestos bioactivos beneficiosos para la salud— mediante el uso de las tecnologías ómicas, que engloban campos de investigación con un gran potencial en el ámbito de la nutrición personalizada.

Impulso a las tecnologías ómicas

La Red TecnomiFood está acreditada como Centro de Excelencia Cervera y está liderada por el centro tecnológico Eurecat y forman parte de ella AZTI, Ainia, CNTA-Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria, ANFACO-CECOPESCA. El objetivo de esta iniciativa es facilitar el acceso y la optimización del uso de las tecnologías ómicas a las empresas del sector alimentario en todas las etapas de la cadena de valor del diseño y de la evaluación del potencial saludable de ingredientes, nutracéuticos y alimentos funcionales, productos dirigidos a un consumidor que demanda un mercado alimentario cada vez más personalizado y sostenible.

«El uso de las ciencias ómicas se inscriben dentro la tendencia actual dirigida hacia la personalización de las recomendaciones nutricionales para fomentar la salud, el mantenimiento y la optimización de funciones fisiológicas y la prevención de enfermedades.”

“El uso de las ciencias ómicas en la industria alimentaria es esencial para innovar en nuevos productos y conocer mejor el impacto que estos tienen sobre la salud, de acuerdo con la tendencia actual dirigida hacia la personalización de las recomendaciones nutricionales para fomentar la salud, el mantenimiento y la optimización de funciones fisiológicas y la prevención de enfermedades”, explica el Dr. Antoni Caimari, director de la Red y del Área de Biotecnología de Eurecat, a lo que el director científico del Área de Biotecnología de Eurecat, el Dr. Francesc Puiggròs, añade que “sin embargo, a pesar del enorme potencial que presentan, la incorporación de las tecnologías ómicas a la investigación y el desarrollo empresarial del sector de la alimentación saludable son todavía muy limitados. La Red TecnomiFood se impulsa para cambiar esta situación, generando conocimiento científico con el uso de las ómicas como base para que las empresas innoven en productos fiables en el mercado de la alimentación”.

«La Red TecnomiFood se impulsa para generar conocimiento científico con el uso de las ómicas como base para que las empresas innoven en productos fiables en el mercado de la alimentación.”

En este sentido, todas las acciones puestas en marcha gracias a esta iniciativa están encaminadas a generar prestaciones tecnológicas y conocimiento científico para que las empresas utilicen la experiencia de la red para llevar a cabo sus procesos de innovación en nuevos productos funcionales y puedan demostrar los efectos beneficiosos de los alimentos funcionales o nutracéuticos que desarrollan. Además, también permitirán generar un ecosistema de innovación empresarial que impulse nuevos modelos de negocio y la movilización de empresas nacionales en proyectos internacionales.

Fuente: Diario de Gastronomía

http://diariodegastronomia.com

(Visited 1 times, 1 visits today)