En las fiestas navideñas, los hábitos alimentarios e incluso las dietas saltan por los aires. Sea porque decidimos hacer un paréntesis, sea porque nos damos pequeños caprichos, entramos en tres semanas que van a requerir que después nos cuidemos. Pensemos que algunos alimentos, como el turrón, son verdaderas bombas calóricas: una tableta de turrón blando o duro, con su deliciosa proporción de azúcares y grasas, estará en torno a las 1000 calorías. Y los turrones bajos en azúcar no andan muy lejos.

 

Lo aconsejable es siempre consumir con moderación, pero ¿qué hacer cuando acaben las fiestas si hemos sucumbido a la tentación?

  • Beber mucha agua, unos dos litros diarios. No sólo nos hidrataremos, además el agua ayuda a adelgazar más y de forma más eficaz.
  • Frutos secos tostados o naturales, no fritos, son una buena decisión entre horas. Nada de dulces entre horas, y nada de alimentos tan apetecibles como “ese chorizo que queda en el frigo”.
  • Cereales: cuidado con la cantidad, nada de abusar, y siempre integrales.
  • Menos carne, más legumbres. Las legumbres nos aportan proteínas y mucha fibra, necesaria para una buena labor intestinal.
  • Menos carne, más pescado. Sí, en serio, hay que disminuir el consumo de carne. Los pescados -especialmente los blancos- aportan buenas proteínas y no engordan tanto.
  • Fruta: ideal entre horas, mucho mejor que como postre. Lo mejor, dos o tres piezas diarias.
  • Ensaladas. Son estupendas, pero hay que prepararlas con sentido común. Si empleamos lechuga o brotes, tomate o zanahoria, estamos en la buena senda. Pero si utilizamos la lechuga como base para añadir queso, bacón o panecillos fritos, malo. Ingredientes como aceitunas o bonito o aguacate, con moderación.
  • Verduras. Las citamos en último lugar, pero deben ser las primeras. Crudas o cocinadas deben acompañarnos tanto en la comida como en la cena. Nos sacian, no tienen muchas calorías, tienen fibra, minerales y vitaminas.

 

¿Cómo cocinar?

La plancha y el vapor se llevan la palma, pero car al horno también funciona. Combinar alimentos sanos con estas formas de cocinado nos va a ayudar muchísimo y además los alimentos quedarán especialmente ricos. Nada de salsas. Y atención a los horarios: hay que cenar un par de horas antes de acostarse. Y si antes de ir a dormir recordamos que tenemos en el armario una deliciosa barra de chocolate, otra norma importante: tenemos que saber renunciar.

 

©Comesaudable, GB Corporación 2021. Aviso Legal

(Visited 4 times, 1 visits today)