La trucha que encontramos en los mercados con mayor frecuencia es la conocida como trucha arcoíris. Es un pescado bajo en grasa y aporta ácidos Omega 3 y proteínas, además de potasio, fósforo y selenio. También es rica en vitaminas B3 y D. Se encuentra todo el año cuando procede de piscifactoría y su pesca en río está limitada del 1 de mayo al 31 de julio.
 

La trucha aporta otros beneficios. Otros pescados azules tienen una presencia de mercurio mucho mayor que la trucha, que también tiene menos metales pesados. La ecuación calorías / nutrientes aportados es estupenda, la trucha nos da muchos nutrientes con pocas calorías. 

 
Castilla y León es la primera productora estatal de trucha, con 27 piscifactorías y una producción de 5.317 toneladas (datos de 2017). La acuicultura continental (cultivo de especies de agua dulce empleando recursos acuáticos naturales) es un sector productivo muy comprometido con la sostenibilidad y el medio ambiente.
 
En su medio natural, la trucha actúa como el salmón, pasa gran parte de su vida en el mar. Suele medir un máximo de 40 centímetros, pero la especie conocida como «de lago», propia de aguas en altitud y septentrionales, puede alcanzar el metro y medio de longitud.
 
Son más sabrosas cuando se alimentan de crustáceos que cuando se alimentan de insectos y se pueden cocinar de muchas maneras: rellena (si lo hacemos con jamón estaríamos ante la popular preparación «a la navarra»), a la plancha, horneada o a la brasa. También se disfruta ahumada.

 

©Comesaudable, GB Corporación 2021. Aviso Legal

(Visited 3 times, 1 visits today)