Pedimos muchas cosas a nuestro día a día. Nos gusta estar activos e informados, tenemos que trabajar, hacer ejercicio, alimentarnos, divertirnos…Mantener mucha actividad es una de las características de la vida contemporánea, y a menudo es el sueño el gran perjudicado. Restamos tiempo al sueño para invertirlo en actividad y con ello mermamos muchos de los beneficios para la salud y el bienestar que tiene dormir bien. También el estrés acecha nuestro descanso.
 

Hay pautas que pueden ayudar a dormir mejor. Una básica es no ingerir sustancias excitantes antes de dormir, como café, té o bebidas energéticas. Qué decir del alcohol: para dormir bien simplemente hay que desterrar su consumo.

Una vida saludable es importante, y aquí confluyen el ejercicio y una buena alimentación. Oscurecer la estancia en la que vamos a dormir, leer… esas rutinas colaboran a construir un buen sueño.
 
La importancia de la cena es capital, no sólo porque hay que huir de cenas copiosas y fuertes, sino porque podemos plantear cenas con alimentos que ayudan a descansar mejor. Sirven algunos pescados ricos en Omega 3, como el salmón o el atún; carnes blancas, no rojas; frutos secos y verduras y frutas; y cereales como trigo, maíz o esbelta.
 

Y un consejo: tómese el tiempo necesario para elegir el colchón que mejor sueño le ofrezca, su salud lo agradecerá.

 

©Comesaudable, GB Corporación 2021. Aviso Legal

(Visited 2 times, 1 visits today)