En Galicia, en particular en las comarcas de Rías Baixas, es una tradición viva -pero cada vez más olvidada- regalar a ahijados o ahijadas la rosca de Pascua, hecha con harina, almendras molidas, manteca derretida, agua, levadura, miel, huevos frescos…

 

Una vez hecha la corona con la masa, se hunden levemente en la masa unos huevos crudos, que se cocerán en el horno junto a la masa. El resultado será un pan esponjoso y suave, algo dulce, perfecto para acompañar un buen surtido de quesos.

 

Hace escasos días, en Paradela (comarca de Sarria, Lugo), al término de la tradicional misa de San Gregorio fueron cientos las personas que se reunieron para degustar un bolo de ovos cocinado con 6.000 huevos caseros repartidos por el pan.

 

Esta desmesura deliciosa responde a la tradición de regalar a ahijados y ahijadas, pero en Paradela hace unos 20 años se retomó con 200 huevos para después saltar a 6.000. Al término de la romería no quedaba rastro del enorme bolo.

 

©Comesaudable, GB Corporación 2022. Aviso Legal

 

(Visited 5 times, 1 visits today)