GALEGO

 

Las rías gallegas son un lugar idóneo para la cría del mejillón. El clima característico y el abundante fitoplacton de la zona colaboran de una forma determinante en hacer de este producto algo singular. Con una calidad y textura muy diferenciadas, alcanza un tamaño entre 70 y 95 mm en tan sólo 17 meses.
El mejillón gallego posee unas características propias, con una forma puntiaguda y gruesa en la parte anterior y larga y muy afilada en la posterior. Ambas conchas tienen un color negro azulado y, en el interior, la vianda es de un color anaranjado.
Viven en colonias más o menos numerosas en la zona de mareas o debajo de la misma, a poca profundidad, y adheridos a las rocas.

Mejillón de cultivo

Además del mejillón salvaje, existe el que se obtiene mediante el sistema tradicional de cultivo en batea o en viveros flotantes. Fue precisamente la ría de Arousa el primer lugar donde fondeó una batea en 1954 dedicada al cultivo de este molusco. Hoy en día, más de 3.300 bateas hacen esta labor en las rías de Pontevedra y A Coruña.

El mejillón gallego fue el primer producto pesquero europeo en el año 2006 en conseguir la Denominación de Origen Protegida en la Unión Europea.

Preparación y conservación

La forma más tradicional de disfrutar el mejillón es al vapor, con limón, eliminando previamente “las barbas”. Se recomienda guardarlos en la nevera, cubiertos con un trapo húmedo y no esperar más de dos días para consumirlos.

Beneficios del mejillón

Alimento equilibrado, sano, ideal para dietas y bajo en colesterol. Es una fuente proteica de excelente calidad. Contiene un elevado porcentaje de vitaminas y minerales, con gran concentración de ácidos grasos Omega 3.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a comesaudable.
©comesaudable, Madrid 2019. Aviso Legal

(Visited 6 times, 1 visits today)