Un pequeño semillero situado en el interior de nuestro hogar proporcionará un entorno cálido y apropiado para que germinen las semillas que sembremos. Podremos aprovechar el invierno para ese proceso y cuando lleguen las temperaturas suaves habremos ganado todo ese tiempo.

Hay muchos modelos que se pueden adquirir en el mercado: de turba, corcho, plástico… Y también se pueden construir reciclando materiales generados en nuestro hogar, como pequeños vasos de plástico, culos de botella o cáscara de huevo. Estos materiales hay que prepararlos con pequeños orificios para que el agua pueda drenar, pues como sucede en todo lo relativo a las plantas el agua en las raíces puede causar pudrición. Para organizar las semillas y moverlas de una forma cómoda y limpia se puede emplear una bandeja de poliespan en la que podremos colocar nuestros pequeños recipientes. No hay que olvidar que todos estos materiales deben ser adecuadamente reciclados una vez finalizado su ciclo de utilidad.

Cuando ya tengamos la bandeja semillero y hayamos elegido la semilla hortícola que vamos a sembrar, habría llegado el momento de rellenar los recipientes con un sustrato adecuado para semillero. Una buena composición para el sustrato será mezcla de turbas, arena, perlita, litonita y abono. Estas mezclas permiten que el agua drene adecuadamente y al mismo tiempo garantizan que los nutrientes y el agua necesarios se liberen de forma gradual, activando las raíces. El sustrato hay que repartirlo en las pequeñas macetas y compactarlo.

La cantidad de semillas depende de cada planta. En algunos cultivos se colocan dos semillas y si ambas germinan se elimina una de ellas, en otros se siembran más semillas y se separan cuando germinan, antes de plantar. Cuando hayamos plantado las semillas regaremos, ayudándonos de un pulverizador. El agua debe mojar completamente el sustrato. Es necesario controlar las macetas para evitar que se sequen.

El semillero debe disfrutar de mucha luz y, si lo colocamos en exterior cuando todavía hace frío, es conveniente emplear una tapa que deje pasar la luz o un pequeño invernadero para evitar el frío. Cuando las plantas estén listas para transplantar, habrá llegado el momento de extraerlas con cuidado para no dañar las raíces.

 

©Comesaudable, GB Corporación 2021. Aviso Legal

(Visited 3 times, 1 visits today)